Desde mediados de mayo, en las provincias de Jaén Y Almería, estamos detectando que la mayoría de las Comunidades de Propietarios  no se encuentran adaptadas a la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal). Y es ahora cuando comienzan a interesarse y concienciarse por solucionar esta necesidad.

Las comunidades de propietarios, como cualquier otra organización o empresa, maneja datos de carácter personal y contrata con terceros la prestación de servicios, entre ellos por ejemplo, el de administrar la comunidad. La propia delegación de esta función a un profesional, normalmente un administrador de fincas, supone, en el mejor de los casos, un acceso a los datos por cuenta de terceros, cuestión preocupante sólo si no se dispone del consentimiento de los afectados.

La organización y gestión de la comunidad de propietarios supone la existencia de al menos un fichero y/o tratamiento de datos de carácter personal, que en este caso concreto va a ser la de los propios integrantes de la comunidad. Sin embargo, hay aspectos que se les pueden escapar de las manos y pueden llegar a tener vital importancia en el quehacer diario, puesto que pueden encontrarse con que esos datos están pasando de mamo en mano sin saber el motivo.

En virtud al art. 5 de la ley 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal, el interesado y/o interesados a los que se le soliciten datos personales, deberán ser previamente informados de la existencia de un fichero, de la finalidad que conlleva dicha recogida de datos, y de la posibilidad de poder ejercitar los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición). Ésta no sólo es una problemática que afecta al entorno de vida de los vecinos, sino que además las personas que en teoría les aportan o realizan el trabajo de gestión de una Comunidad, los Administradores de Fincas, pueden verse afectados por la presente problemática, sin haberse parado a pensar en las graves consecuencias que el tratamiento de los datos les pueden acarrear. De ahí la importancia que tiene el cumplimiento de ley en lo concerniente a la protección de los ficheros que se manejan en las susodichas comunidades de propietarios y su adecuación a la normativa de LOPD y su Reglamento.